Compartir

Las primeras dosis desarrolladas por científicos argentinos comenzaron a aplicarse el lunes pasado en pacientes graves de Covid-19.

La distribución del suero en el que especialistas del Instituto Biológico Argentino (BIOL), la Administración Nacional de Laboratorios e Institutos de Salud “Dr. Carlos G. Malbrán” (ANLIS), la Fundación Instituto Leloir (FIL), Mabxience, CONICET y la Universidad Nacional de San Martín (UNSAM) trabajaron durante meses inició el lunes 11, aunque la comercialización estará restringida a los hospitales y no se podrá adquirir por venta libre.

En medio del aumento de casos de Covid-19 en todo el país y mientras el plan de vacunación nacional se encuentra aún en la primera etapa, el fármaco desarrollado a partir de una propuesta de la empresa Inmunova promete ayudar a descomprimir la situación sanitaria.

El suero funciona como una inmunoterapia basada en anticuerpos policlonales equinos con gran capacidad neutralizante anti SARS-CoV-2 (Síndrome Respiratorio Agudo y Grave).

Este tipo de defensas reconocen y unen en varias regiones a la molécula clave del virus, bloqueando los sitios de interacción con sus receptores.

Otra de sus principales ventajas es que puede producirse rápidamente a gran escala, por lo que se espera que en las próximas semanas la distribución alcance a una mayor número de centros de salud.

Gustavo Lopardo, miembro de la Sociedad Argentina de Infectología (SADI), indicó que el suero “tiene un adecuado perfil de seguridad” al analizar el detalle que presentó la compañia Inmunova.